125 años de pasión, calidad y dedicación Wenger

Efemérides y conmemoraciones -

125 años de pasión, calidad y dedicación Wenger

Aquí estamos de nuevo, y esta vez para hacer un recorrido de los 125 años que cumple Wenger.

Y justo en estos momentos queda muy acorde; pues tenemos productos de Edición Especial de aniversario, así como colecciones exclusivas, porque literalmente ¡Estamos de fiesta! Y hemos tratado de hacer de esta, un festejo conjunto con todos aquellos que traen bien marcada nuestra famosa cruz blanca dentro del cuadro rojo.

Bien, para empezar, deben saber que el origen de Wenger se remonta al año 1893 en la comuna Suiza Courtetelle ubicada en el Valle de Delémont en el Cantón de Jura, y justo ahí, fue cuando Paul Boechat en conjunto con Amédée Comte, Joseph Vultier y Achille Maître crearon la fábrica de cuchillos Paul Boechat y Cía. Sí, así como lo leen ¡La historia comienza con la cuchillería!

CuchillerIa_Wenger

Poco tiempo después, en el mismo año, reciben una propuesta para producir las navajas que portaría oficialmente el Ejército Suizo.

Posterior a ese gran reto, en 1895 debido a complicaciones financieras, la fábrica fue comprada por un grupo de emprendedores de Delémont quienes tenían el firme objetivo de  fundar una fábrica de utensilios culinarios, formando así la Fábrica Suiza de Cuchillería SA.

Y ya en 1897, contrataron como gerente de planta a Theodore Wenger, quien fuera un ministro que había laborado en los Estados Unidos de América, y quien comenzaría su  estrategia comprando la Fábrica de cucharas y cuchillos,  llamada Schweizer Britanniametallwarenfabrik aumentando así la variedad de oferta de la Fábrica Suiza de Cuchillería SA.

No fue sino hasta 1907, que la empresa se transfirió a la propiedad de Wenger y compañía.

Y justo cuando todo marchaba mejor, en 1908 el Ejército Suizo decidió dividir el contrato que 15 años atrás le habían otorgado exclusivamente a Wenger, quedando el 50% en manos de la marca Victorinox en el cantón de Schwyz de habla alemana y el otro 50% en manos de Wenger en el cantón de Berna de habla francesa.

             

Llegando el año 1909 Kaspar Oertli se convierte en representante de la empresa y para 1922 se vuelve socio de la compañía compartiendo la mayoría con Theodor, pero justo en 1929, que este último fallece, Oertli obtiene la mayoría de acciones de la empresa.

Y hasta ahí todo iba bien; los detallitos empezaron cuando en 1951 Victorinox obtuvo una patente para un diseño del abrelatas, mismo que aceptó el Ejército Suizo para la elaboración de las navajas, pues era un modelo más compacto y ligero, que por obvias razones encantó a los soldados.

Sin embargo, no contaban con que Wenger ya había iniciado la producción de un nuevo modelo de navaja; pero dado que todas las navajas tendrían que ser del mismo modelo y que la patente del abrelatas era de Victorinox, Wenger fue forzado a comprar esta pieza a Victorinox en sus navajas a partir del modelo 1961.

Cabe destacar que Victorinox se portó a la altura y para que no se perdiera el trato que se tenía con el Ejército y que la elaboración de las navajas se mantuviera con origen Suizo, Victorinox como acto de buena voluntad, suministró el abrelatas a Wenger sin obtener ganancia alguna.

Tres años después, se comienza la comercialización de las navajas en el continente americano, principalmente para Estados Unidos de América y Canadá.

Pasaron 34 años ¡Sí 34 añotes! Para que Wenger iniciara la diversificación de productos, integrando a su catálogo la línea de Relojería Suiza.

Y 9 años después Wenger buscando incrementar la diversificación de productos y haciendo uso de la licencia de la marca “Swiss Army” inicia en Suiza la producción de fragancias con el logotipo de Wenger y con la marca Swiss Army,  que han de saber que dicha fragancia ha sido la mejor vendida de la familia de fragancias “Swiss Army” en la historia.

Y después de la cuchillería, los relojes, la marroquinería, las fragancias y las buenas voluntades, en 2005 Victorinox adquiere Wenger y decide orientar a la marca a las actividades al aire libre, tales como; campísmo, alpinísmo, exploración, excursionismo, entre otras. Como producto de esta orientación, la publicidad de Wenger se mostró acompañada de fotografías de estas actividades en los Alpes Suizos.

¿Se acuerdan de esa aventura? ¡Mil gracias a los que participaron con nosotros en esa etapa de Wenger!

 

Y seguimos… En 2016, durante la exposición Baselworld 2016, Victorinox relanza la marca Wenger posicionándola como una marca con valores suizos a un precio razonable. A partir de entonces Wenger empieza a usar el lema “Una compañía Suiza desde 1893” dejando atrás el lema "Creador de la Genuina Navaja del Ejército Suizo" que usó por varias décadas.

Además, ese mismo año se decidió cambiar el enfoque de Wenger hacia una línea de productos dedicados a un sector viajero, de negocios, escolar y de oficina, sin perder el estilo característico del inicio de la marca; pues ahora se manejan relojes, mochilas, portafolios, maletines, bolsas, maletas y accesorios de viaje.

Y así es como ha sido está aventura. 

¡Gracias a todos por estos 125 años!

 

 

 


0 comentarios

Dejar un comentario